NEWS

El Nacional, primeras impresiones

Processed with VSCOcam with m5 preset

¡Por fin! Su apertura la esperábamos para septiembre pero el tema se ha retrasado hasta finales de octubre. Cosas que –siempre– pasan. El Nacional se inauguró ayer sin mucho ruido mediático, pero gracias al instagram de @inthemoodforfoodblog nos enteramos de que ya podíamos ir a dar una vueltecita y curiosear. El estudio de Lázaro Rosa-Violán ha dejado el antiguo parking que ahora alberga este espacio gastronómico como un auténtico palacete. La primera impresión es bestial, entrando por un pasaje que queda algo escondido por los transeúntes, llegas a un edificio con un hall lleno de plantas parecido a un invernadero que quita el habla. Una vez lo atraviesas, tu mandíbula ya llega al suelo y los ojos se iluminan porque realmente parece que estés en la Barcelona de los años 30, con el máximo de detalles. El Nacional cuenta con 5 espacios gastronómicos y 4 barras especializadas, no os voy a engañar curioseé una carta y el susto fue grande. Tendremos que volver un día con más calma y probar alguno de los manjares que seguro preparan.

elnacional_03
Hall de El Nacional
Processed with VSCOcam with m5 preset
La Paradeta
Processed with VSCOcam with m5 preset
Interior El Nacional
Processed with VSCOcam with m5 preset
La fachada al final del pasaje de El Nacional
Anuncios

2 pensamientos en “El Nacional, primeras impresiones

  1. ¿Recuerdas que comenté tu primer post sobre El Nacional, allá por la época de las especulaciones sobre si sería un lugar para los barceloneses u otra trampa caza-turistas?
    He esperado con paciencia la oportunidad de hacer este segundo comentario, ya con conocimiento de causa.
    He de admitir que trampa para turistas no me pareció. Mi impresión general fue que la mayoría de los asistentes eran autóctonos. El local me encantó, como a tí. Es diáfano, agradable, decorado con buen gusto. Y como a tí, los precios me asustaron. Los de los espacios con carta, claro, porque hay uno, el primero a la derecha nada más entrar, que no tiene carta. Y fue allí, justamente, donde se me ocurrió comer. A diferencia de los otros no tiene nombre visible, así que yo lo he bautizado “la coquería” porque vende principalmente cocas y ensaladas. Nunca he confiado en los sitios que no tienen una carta bien expuesta con los precios pero, qué sé yo, tenía hambre y se me ocurrió que, de todas las opciones, aquella sería la más barata. ¡Ja! Pedí una coca de cebolla con rodajas de tomate, que resultó insípida hasta el llanto, más galleta que coca, que como describió la camarera medía lo que la mini tableta en la que tomaba la orden: aproximadamente 15×10 cm. Pequeña, vamos. Precio: 6 euros. Zumo de mango (embotellado, por supuesto): 3,90 euros. Sentimiento de estafa: 10/10.

    • Melissa!!! Claro que me acuerdo 😀 Me ha encantado tu segundo análisis. Tienes razón, creo que la cosa está enfocada a pijetes del rollo: vamos al Toto, en dos años –cuando la voz corra y aparezca en las guías– se sumarán los turistas. Eso sí, los turistas de calidad. Y la verdad, prefiero que existan iniciativas como El Nacional, y no una ciudad repleta de fast foods cutres más no poder 🙂 De todas maneras, no creo que pise un lugar dónde un zumo embotellado vale 4€. Para un público como el tuyo y el mío seguirán abriendo bares y restaurantes estupendos 😀 Mil gracias por tu opinión!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s